Rafa Rubio, un espíritu legionario

La última vez que escribí en mi blog mi hija hoy adolescente no era de lejos ni proyecto de serlo y el Real Madrid tenía bastantes menos Copas de Europa. Todos los años hacía el propósito de retomarlo pero siempre se iba postergando, hasta que el otro día Rafa me dijo que tocaba volver a hacerlo y actualizó el blog para que fuese responsivo. Así que lo menos que podía hacer, es dedicar a Rafa este primer post. Y la verdad es que me lo pone muy fácil, ahora sabréis por qué.

En mis muchas aventuras y desventuras por el mundo pueden contarse con los dedos de la mano las personas que he conocido que no caían mal a nadie. Personas cuyo nombre siempre evoca una sonrisa en el interlocutor de aprobación y que son ejemplo para los demás. Pues bien, Rafa esa una de esas personas.

Van ya para cinco años lo menos Jorge, que trabajó con nosotros, decidió partir hacia otro continente y nos recomendó a Rafa para que en Ideanto pudiésemos seguir soñando en tres dimensiones, pero Rafa vivía en Córdoba y nosotros estábamos en Málaga. Ni corto ni perezoso empezó un idilio con Renfe que perdura hasta nuestros días y comenzó a participar de nuestras ilusiones.

Un lustro después el humor irreverente, los logros «en dos minutillos», el cariño a raudales y la pasión en cada cosa que hace, me han ganado el corazón. Rafa es así, no tiene ni que esforzarse para que le salga. Es un gran profesional pero sobre todo un ser bueno imbuido de un espíritu legionario que admiraría el mismo Millán Astray.

Siempre que tiene un reto lo acomete con fiereza, sin miedo al desastre, acortando la distancia al éxito y dispuesto a llegar a doblegar la resistencia de cualquier enemigo, llámese Panotour, WordPress, AR, VR o el dichoso nombre que ideasen en la lengua de la pérfida albión.

Su compañerismo y lealtad están a prueba de todo, no dejando jamás a ningún compañero abandonado por el camino.

A la voz de ¡A mí, Rafa!, éste acude siempre, donde sea, dispuesto a darlo todo sin desfallecer. Ya sea afrontando un proyecto, corriendo una maratón o haciendo miles de kilómetros en bicicleta, dejando hasta la última gota de sudor en el intento y sin desfallecer hasta lograrlo.

Su espíritu de sufrimiento y fatiga es admirable. Rafa nunca se queja de la vida, de las horas, de los días, de los esfuerzos. Es casi sobrenatural.

Y por supuesto, sin dudarlo, se haría novio de la muerte por Mari Jose.

Gracias por ser como eres, Rafa. Haces que el mundo sea un sitio mejor.

6 Respuestas a “Rafa Rubio, un espíritu legionario”

  1. No se si estoy de acuerdo con todo lo que has escrito pero sin ninguna duda lo haces desde el respeto y la educación. Tener puntos de vista distintos a los míos es una oportunidad para poder aprender cosas nuevas. Deseando que subas más contenido. Un saludo!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *